Un mártir de la causa Venezolana

Óscar Pérez, negociando su captura
Confiando en la palabra del comandante a cargo del operativo, de que vendría el fiscal y la prensa.

Ayer 15 de enero, la Guardia Nacional Bolivariana ejecutó, a la vista de todo el mundo, a Óscar Pérez, rebelde contra la dictadura de Maduro.

Óscar Pérez protagonizó hace unos meses la intempestiva rebelión de un grupo de policías y miembros de las fuerzas armadas, sobrevolando la ciudad en un helicóptero oficial y arrojando dos granadas de salva a un par de edificios gubernamentales, frente a la mirada impávida y escéptica de los Caraqueños y la encolerizada sorpresa de los miembros de la Cúpula de Maduro. Luego de esa actuación pasó a la clandestinidad, apareciendo ocasionalmente en cámaras, para reafirmar su misión de rescate de Venezuela del narcorégimen y sus corruptos líderes, y para alentar a la gente a resistir. Más recientemente en una operación en la que sustrajeron armas de un Fuerte Militar, dejaron un mensaje grabado para los venezolanos en el que instaban a la rebelión contra el narcogobierno que tiene al pueblo sometido y hambriento, sin medicinas ni qué comer.

Cuando yo lo vi en el primer video que emitió, inmediatamente sentí su llamado y lo hice mío. Me emocionó que alguien hubiese tenido finalmente el coraje y la convicción como para sublevarse desde dentro de las fuerzas armadas. Por lo menos hay gente proba que no se presta a los designios del corrupto gobierno, pensé, y estaban liderados por este hombre que me parecía expresar claramente una esperanza del pueblo, de liberación de este régimen corrupto y criminal.

Pero cuál no sería mi sorpresa, cuando hablé con mis amigos venezolanos, que casi todos expresaron recelo y una suspicacia que me hizo preguntarme ¿por qué?

“No” me dijeron, “eso es un montaje”. Pero de quién? preguntaba yo. “Del gobierno” decían. Pero montaje del gobierno para qué? No podía entenderlo. No había dicho Pérez, que querían luchar por todos aquellos ya hartos de la corrupción y el crimen del gobierno? Oscar Pérez era un policía, además, demasiado bueno para ser cierto: piloto de la policía, miembro de la inteligencia y experto en acciones de rescate, dedicado a la labor social desde hacía varios años, líder además de un movimiento  por la rectitud y la probidad dentro de las fuerzas armadas. Es decir, un actor de película.  Tal vez sea por eso, pensé, que no creen en él. Claro, todo está tan bien coreografiado, que ya parece una serie de televisión. Y para colmo el apuesto comandante también había protagonizaba una serie de ese tipo. Claro, esto no es sino un reality show, pensaron la mayoría.

¿Será que tras diecisiete años de lucha y luego de las últimas experiencias traumáticas en las que el gobierno instauró su Asamblea Nacional ignorando la voluntad general están ya tan cansados que se han vuelto incapaces de creer en nada? Solo puedo imaginarme lo que quiere decir estar viviendo en las condiciones bajo las que los ha obligado el chavismo, sobre todo durante los últimos dos años en que el país ha caído en un estado de emergencia humanitaria. Creo que puedo entender cómo tanta decepción podría socavar la esperanza y la capacidad de creer otra vez, y cómo esto es una victoria más de la Dictadura.

Sitiados
Los operativos de la GNB disparando desde todos los flancos con lanza granada y francotiradores, a pesar de haberse rendido

Y así luchaba Óscar Pérez por un pueblo que no le creía. En sus breves y escasas apariciones mediante videos lanzados en los medios, reafirmaba su convicción y su misión, insistía en que Venezuela debía unirse, apoyar este movimiento para vencer a los criminales en el gobierno. El último video que publicó (antes de aquellos que transmitió en vivo del enfrentamiento en los Junquitos, donde terminaron él y sus compañeros masacrados por la GNB) fue desde el Fuerte Tiuna(?) donde se apropió de las armas frente a las cámaras de seguridad y dejó un nuevo mensaje de esperanza al pueblo venezolano. Tampoco eso parece haber convencido a  los venezolanos. Algunos se esperanzaban pero como con vergüenza, como si hubiese algo ingenuo en creer en él y su misión.

Pienso, luego del horrible espectáculo de su ejecución, que fue filmada en sus diversas etapas hasta su muerte, y que además de engaños consistió en un ataque a mansalva con lanza granadas y francotiradores, no puedo creer que aun haya gente que siga dudando de la integridad de este esfuerzo. ¿Qué nos dice eso del estado psíquico de Venezuela?

Entre sus últimas palabras, difundidas en los videos que él mismo fue tomando desde el lugar en que la guardia nacional literalmente bombardeó la casa (un misil la dejó ruinas) incluso luego de haber sido ofrecidos la garantía de un fiscal y los medios (cosa que nunca fue cierto) y luego de haberse entregado, se escucha la voz de un patriota que esta luchando por convicción pero no creyó que estaría tan abandonado en el momento de mayor necesidad, que las garantías mínimas y sus derechos humanos fuesen pisoteados como lo hicieron sus asesinos, por ordenes de Diosdado Cabello y la cúpula.

“Nosotros no queremos hacer frente a funcionarios, que de paso hay algunos conocidos por nosotros” empieza diciendo en el primero, confiado en que negociaran su captura. Y en el siguiente: “Estamos agazapados, pero ya estamos negociando con los funcionarios, ya vienen los fiscales, viene la prensa. Venezuela no pierdan la esperanza.” Y en defensa de su causa: “Para los que tienen dudas aquí estamos peleando”. Ya cuando se percatan del engaño, de que no vendrá nadie y que tienen orden de matarlos: “Hago un llamado al bravo pueblo de Venezuela” “Ayuda Venezuela. Los necesitamos estamos heridos. Por favor salgan”

Lo que me rompió el corazón fue esta afirmación que hace Óscar Pérez, ya en los momentos mas sombríos: “Venezuela nosotros somos su espada pero la espada verdadera son todo el pueblo unido!“ Pero Venezuela que no había oído hasta este momento se negó a creerlo incluso entonces.

Óscar Pérez, su cuerpo entre los escombros
En esta escena de guerra, en la que mas de cien operativos de la Guardia Nacional Bolivariana ejecutaron a Oscar Pérez masacrándolo con todos los que lo acompañaban.

Una historia trágica, pero de la cual ojalá surjan nuevas energías para la lucha contra la Dictadura que, cada vez más descarada en sus crímenes y abusos, desangra al pueblo de Venezuela.

Paz, honra y Gloria a los héroes. 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s