EPIDEMIA DIGITAL

Screen Shot 2017-11-05 at 14.37.12Algo definitivamente importante está pasando en estos días con la epidemia del abuso sexual en nuestra cultura mediática, es decir, en este mundo digital en el que nos encontramos todos de una u otra manera envueltos.

El Perú ha hecho noticia recientemente, gracias a nadie más paradójico que a las candidatas al concurso de Miss Peru, denunciando el abuso a la mujer en nuestro país. En  Estados Unidos recientemente se ha iniciado un revuelo, empezando con el caso de Trump en el infame bus del “grab them by the pussy”, seguido por el escándalo de Weinstein, que pareciera seguir creciendo a diario y, ahora, Kevin Spacey  –entre tantos poderosos más en el mundo del espectáculo. Pareciera haberse iniciado una epidemia global.

El hashtag #Niunamenos en el Perú, que ha iniciado un movimiento importante en contra del abuso contra la mujer, y el hashtag #MeToo, que se viralizó globalmente en los medios sociales, han visibilizado y nos han hecho colectivamente conscientes de lo profundo que cala el problema del abuso de poder en asuntos de género y sexualidad en nuestra cultura. La súbita explosión de denuncias y escándalos es solo un síntoma de algo que a través del abuso sexual,  nos conecta con la corrupción del poder y la mezquindad del dinero que parecieran imperar sobre nuestro tiempo.

Es quizás uno de los beneficios de la era digital, que en el mundo virtual se comiencen a hacer presentes complejos inconscientes de nuestra cultura, de una manera y con una nitidez que los hace contundentes e inmediatamente reales, capaces de producir una indignación colectiva frente a las prejuicios y oscuridades colectivas, y a las injusticias sociales. Las instituciones políticas, eclesiásticas y académicas de toda estirpe comienzan a perder apoyo y a desplomarse frente a la opinión pública.

En gran parte es la virtualidad digital la responsable de que se hagan conscientes estos fenómenos tan rápidamente en la colectividad y que produzcan la sensación de cambio radical que estamos experimentando. Pero porque la tecnología es, como la vida, medicina y veneno a la vez (pharmakon como lo llamaban los griegos), junto a ese beneficio, viene también uno de los grandes peligros de nuestra nueva vida virtual: el que nos interne en el Babel de la posverdad, donde al mismo tiempo que se abren las puertas a la transparencia, se abre también la posibilidad de incentivar la manipulación, el fraude, la ruptura de todos las fronteras, perpetuando y normalizando el odio, el abuso y la oscuridad.

Es como si habiendo caminado sobre la tierra toda la vida, estuviésemos ahora teniendo que aprender a caminar bajo al agua.

Screen Shot 2017-11-05 at 14.52.58

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s