Algunas notas sobre el fanatismo y el temor a la vitalidad

fanatismo

La proliferación vertiginosa de visiones de mundo y estilos alternativos de vida, el nihilismo moral con su materialismo y olvido espiritual, inseparables de esta era globalizada, no pueden sino amenazar a nuestra conciencia monoteísta y así exacerbar el conflicto radical con el politeísmo pagano aún presente, inconscientemente, en nuestra psique colectiva. En esta emergencia psicológica, no es de sorprender que observemos la aparición de intentos totalitarios de contensión, ya que una forma en que la psique al borde del colapso se protege de esta ansiedad es mediante la adopción de reglas y formas rígidas que la protejan de su confusión interna. Al exacerbar las tensiones colectivas internas y reactivar los complejos que aquejan a la cultura occidental, el hecho mismo de la globalización puede haber creado el medio ambiente perfecto para la proliferación de todo tipo de sectarismos y fanatismos.

Pero entonces la confrontación entre el Islam y Estados Unidos, por ejemplo, no es solo resultado del movimiento hacia la hegemonía económica, sino también el intento islámico de destruir “la corrupción de Occidente”. Puede entenderse mejor bajo esta luz, ya no solo como una confrontación ideológica o un choque culturale, sino, más psicológicamente, como síntomas de esta ansiedad, como intentos por parte de la psique cultural de aliviarla conteniendo su propia convulsión interna y reprimiendo su pluralidad vital. La imposición neoliberal de una única visión económica –la cual ha adquirido en Estados Unidos, y se va esparciendo por el mundo, los matices religiosos de una mentalidad de Cruzada– se asienta, desde esta perspectiva, sobre similares bases a las de la Jihad Islámica. Ambas son parte de “la lucha titánica contra los poderes del Mal”, como George W. Bush famosamente caracterizaba a “la Guerra contra el terrorismo” y que, sintomáticamente, se aplica igualmente, desde el otro lado, a los actos terroristas del 11 de septiembre. Pero esta simetría no debería sorprendernos, pues ambos eventos son, psicológicamente, nada menos que proyecciones recíprocas de sombra, imágenes especulares de los mismos intentos totalitarios de mantener a distancia la amenaza que el pluralismo o la individualidad significan para la conciencia monoteísta colectiva. Hay aquí, como lo señala acertadamente Baudrillard, “un antagonismo fundamental en juego que trasciende al espectro de Norteamerica (…), tanto como al espectro del Islam (…). Lo que estamos observando es el choque de la globalización triunfante en combate consigo misma.(…) Lo que está en juego es justamente la globalización (…) pues el globo mismo se resiste a ella”. Al final, estos intentos de protección y contensión implican el olvido de uno mismo (como en la disolución sectaria de la conciencia individual en la conciencia de masas), e incluso la extinción (como es el caso en las auto-inmolaciones fanáticas); esconden, en otras palabras, un instinto de autodestrucción, pues el sectarismo y el fanatismo no son otra cosa que síntomas titánicos, reflejos de control contra la energía vital. Y es que, como lo observa López-Pedraza, [el sectarismo] pone fin a la aventura interior de la psique. Todo cuanto tiene lugar en el alma es referido o interpretado fundamentalmente dentro de la concepción de la secta. Todas las múltiples posibilidades, las diversas vías de relación con los eventos de la vida (…) son bloqueadas por la psicología sectaria. (Extracto de” Victor J. Krebs, La venganza de Dioniso. Una lectura arquetipal de la violencia”, en La imaginación pornográfica. Contra el escepticismo en la cultura. Lima: Lápix, 2014)

Al final podríamos decir que el fanatismo es la reacción temorosa a lo diferente que se activa más explosivamente en la misma medida en que lo que es amenazado por esa diferencia se ha tomado literalmente, como identidad propia. Más allá del miedo a la contingencia, se trata además de una falta radical de la imaginación, que siempre es capaz de acoger en sus plásticos hilos la pluralidad en su más exuberante expresión.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s